Inicio Educación Perturbaciones en la educación por la COVID-19

Perturbaciones en la educación por la COVID-19

58
0

En 2020 la pandemia de COVID-19 generó las perturbaciones más graves de la historia de los sistemas educativos mundiales, impidiendo que, en el momento de mayor auge de la crisis, más de 1.600 millones de educandos en más de 190 países pudieran asistir a la escuela.

La pandemia de COVID-19 obligó a las escuelas y universidades a cerrar sus puertas, afectando a una cantidad sin precedentes de educandos en todo el mundo. Alumnos, docentes y padres de la Red del Plan de Escuelas Asociadas de la UNESCO han compartido sus testimonios sobre el proceso de adaptación y la continuidad pedagógica durante el confinamiento y el cierre de los centros educativos.

Esta pandemia ha dejado al descubierto los problemas que ya existían en el sector de la educación, y que no habían sido abordados de manera adecuada durante mucho tiempo. Asimismo, reveló las desigualdades alarmantes dentro de los propios países y entre estos, que deben ser solucionadas con urgencia para garantizar el derecho de cada persona a la educación.

Desde dar seguimiento al cierre de los centros educativos hasta proporcionar soluciones, pasando por la puesta en marcha de una plataforma única de respuesta a escala mundial, descubra algunas de las acciones e iniciativas principales llevadas a cabo por la UNESCO en el ámbito de la educación en 2020. Dar seguimiento al cierre de los centros educativos y proporcionar soluciones y orientaciones en lo relativo al aprendizaje a distancia

Desde el inicio de la pandemia, la UNESCO comenzó a garantizar el seguimiento del cierre de los centros educativos a escala mundial, a ayudar a los países a reducir las consecuencias inmediatas de estos cierres, en particular para las comunidades más vulnerables y desfavorecidas, así como a facilitar la continuidad pedagógica para todos gracias al aprendizaje a distancia.

La UNESCO organizó numerosos webinarios temáticos, que propiciaron la elaboración de documentos de orientación y múltiples recursos y recomendaciones para ayudar a garantizar la continuidad pedagógica de alumnos, padres, docentes, centros educativos y gobiernos, y para garantizar la ayuda y las interacciones sociales durante el cierre de las escuelas. La Comisión Internacional sobre “Los futuros de la educación” publicó también un informe sobre la educación en un mundo después de la COVID-19, que contiene ideas para emprender acciones concretas que hagan avanzar la educación.

“Nunca antes habíamos sido testigos de una interrupción educativa a esta escala, la colaboración es el único camino a seguir”, afirmó en marzo Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, al anunciar la creación de la Coalición Mundial para la Educación, plataforma de colaboración e intercambio que tiene como objetivo proteger el derecho a la educación durante y después de esta crisis sin precedentes. “Esta Coalición es un llamamiento a la acción coordinada e innovadora para desbloquear soluciones que no solo apoyen a los alumnos y los maestros, sino también apoyen el proceso posterior de recuperación y a más largo plazo, con un enfoque basado en la inclusión y la equidad”.

La Coalición Mundial para la Educación congrega a más de 140 miembros de la familia de las Naciones Unidas, la sociedad civil, el ámbito académico y el sector privado con el objetivo de trabajar para garantizar la continuidad pedagógica. Los miembros de la Coalición colaboran en torno a tres programas emblemáticos: la conectividad, los docentes y la igualdad de género.

António Guterres, Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, advierte que la pandemia ha causado el trastorno más grave en los sistemas educativos mundiales en toda su historia y amenaza con provocar un déficit de aprendizaje que podría afectar a más de una generación de estudiantes.

También es probable que los cierres de las escuelas también acaben con décadas de progresos en este ámbito, según señala un nuevo informe que se basa en los datos de la UNESCO y contiene recomendaciones sobre medidas que podrían evitar el inminente desastre.

El informe se presenta en el marco de la campaña #SalvarNuestroFuturo, una iniciativa coordinada por diez organizaciones, entre las que figura la UNESCO, con miras a sensibilizar acerca de la situación de emergencia que atraviesa la educación en el mundo e instar a que se aumenten las inversiones para construir mejores sistemas educativos, más inclusivos y resilientes, de cara al futuro.

“La financiación de la educación no es un costo: es nuestra inversión más esencial a largo plazo”, afirmó Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO durante la apertura de la Reunión Global sobre la Educación en noviembre. “Si no asignamos esta financiación ahora, nos enfrentaremos a un futuro más sombrío”.

Convocada por la UNESCO, esta reunión virtual contó con la presencia de jefes de Estado, de Gobierno y ministros de más de 70 países, así como de asociados internacionales. Los participantes aprobaron una declaración en la que expresan el firme compromiso de proteger la financiación de la educación y detallan las medidas que se adoptarán durante el próximo año para salvaguardar la educación de los efectos devastadores de la perturbación causada por la COVID-19.

“Mientras que mi escuela permanecía cerrada, me propusieron matrimonio”. Halima, 16 años, vive en un campamento de refugiados en Somalia en donde muchos niños han perdido toda esperanza de completar sus estudios debido a la pandemia de COVID-19. Al igual que Halima, es posible que millones de niñas, desde preescolar hasta la educación superior, no regresen a la escuela. Esta alarmante cifra no solo puede acabar con décadas de progresos hacia la igualdad de género, sino que también expone a las niñas de todo el mundo a embarazos adolescentes, matrimonios precoces y forzados, y violencia. Para muchas niñas, la escuela es más que una llave para un futuro mejor. Es un salvavidas.

Por eso la UNESCO y los miembros del programa emblemático Igualdad de Género de la Coalición Mundial para la Educación presentaron una nueva iniciativa llamada “Las niñas en primer plano”. Esta campaña hace un llamamiento a preservar los logros alcanzados en materia de educación de niñas, a garantizar la continuidad del aprendizaje de las niñas durante el cierre de las escuelas y a promover el regreso de las niñas de forma segura cuando las escuelas vuelvan a abrir. También llama la atención sobre los millones de niñas que ya estaban fuera de la escuela antes de la pandemia e insta a la comunidad internacional a aunar urgentemente sus esfuerzos para garantizar el derecho a la educación. 


ORIGEN AUTORAL: N/A

PUBLICACIÓN: www.UNESCO.org

RECOPILACIÓN: www.AMBIDEXTRAS.org